Información sobre la lesión de la médula espinal

Una lesión de la médula espinal puede reducir la sensación y el movimiento en ciertas partes del cuerpo. Cada lesión es diferente. El efecto también es distinto en cada persona. En esta hoja se describen algunos detalles básicos sobre los distintos niveles y grados de estas lesiones. Su proveedor de atención médica puede darle más información sobre su caso.

Vista lateral del torso masculino y la columna vertebral mostrondo la médula espinal y los nervios.

Niveles de una lesión de la médula espinal

La columna vertebral tiene 33 huesos (vértebras). Están agrupados en estas 5 secciones:

  • Cervicales (C): cuello, 7 vértebras cervicales

  • Torácicas (T): parte superior de la espalda, 12 vértebras torácicas

  • Lumbares (L): parte inferior de la espalda, 5 vértebras lumbares (a veces 6)

  • Sacras (S): pelvis, 5 vértebras fusionadas

  • Cóccix: a veces llamado rabadilla, curcusilla o huesito dulce, 4 vértebras fusionadas

La médula espinal recorre el centro de las vértebras desde la base del encéfalo hasta la parte inferior de la espalda. Contiene muchos nervios que controlan el movimiento y la sensibilidad en el cuerpo. Los nervios entran y salen de la médula espinal a través de los espacios entre las vértebras. Son estos:

  • 8 nervios cervicales: C1 a C8

  • 12 nervios torácicos: T1 a T12

  • 5 nervios lumbares: L1 a L5

  • 5 nervios sacros: S1 a S5

  • 1 nervio coccígeo

Una lesión de la médula espinal se identifica con la letra correspondiente a la sección donde se encuentra, y el número correspondiente al nervio lesionado. El nivel de la lesión determina qué partes del cuerpo están afectadas. En general, la médula espinal termina al nivel de las vértebras L1 o L2. Por debajo de este nivel, continúan nervios raquídeos individuales que salen en niveles vertebrales más bajos.

Clasificación de la gravedad de su lesión

Una lesión de la médula espinal puede ser completa. Esto quiere decir que existe una pérdida total de movimiento y de sensibilidad por debajo del nivel de la lesión. También puede ser incompleta. En este caso, existe una pérdida parcial de movimiento, de sensibilidad o de ambos por debajo del nivel de la lesión. Para evaluar la gravedad de su lesión, el proveedor de atención médica puede usar la escala de la Asociación Estadounidense de Lesiones Medulares (ASIA, por sus siglas en inglés). En esta escala se asigna una letra (de la A a la E) para identificar el nivel de gravedad de la lesión. Este nivel se basa en los resultados de varias pruebas de la función sensorial y motora. Su proveedor de atención médica podrá darle más información sobre el nivel de su lesión y la frecuencia con la que deberán hacerle pruebas médicas.

Resultados esperados

Una persona con una lesión de la médula espinal tendrá distintos niveles de sensibilidad y de movimiento en su cuerpo según cuál sea la gravedad de su lesión. Otras funciones corporales como la respiración y el control de la vejiga también pueden verse afectadas. Algunas personas con una lesión de la médula espinal pueden ser capaces de realizar la mayoría de las tareas de su cuidado personal y actividades cotidianas por sí solas. Otras personas pueden necesitar más ayuda. Podrían necesitar ayuda con ciertas tareas, como vestirse, comer, conducir y moverse.

Cada persona es diferente.

Recuerde que el efecto de estas lesiones varía de una persona a otra, aun cuando tengan el mismo nivel de lesión. Hay muchos factores involucrados. El nivel y la intensidad de la lesión pueden cambiar con el tiempo. Lo mismo puede ocurrir con las capacidades del paciente. Después del período de adaptación inicial, muchas personas con todo tipo de lesiones de la médula espinal logran tener una buena calidad de vida. Colabore con su proveedor de atención médica y con su equipo de atención médica para informarse sobre los efectos que puede esperar de su lesión, los tratamientos y las terapias que podrían ayudarlo y para establecer las metas que debe alcanzar.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.